Sigma 500 mm f5.6 DG DN: las claves de este nuevo teleobjetivo compacto

2

¿Estás dispuesto a renunciar a un paso de luminosidad a cambio de tener un teleobjetivo compacto y mucho más económico? Así de sencilla y clara es la propuesta de Sigma con este 500 mm f5.6 DG DN Sport que acaba de lanzar al mercado.

Pesa menos de 1400 gramos, está pensado para disparar a pulso -pese a ello integra un anillo con soporte para trípodes- y cuesta unos 3200 euros. Es verdad que el tamaño puede despistarnos por un momento y hacernos pensar que esa cifra es alta, pero basta echar un vistazo al mercado y ver lo que cuestan los 500 milímetros de última generación y enfoque automático para entender que es un precio muy apetecible.

Sigma_500mm_f5-6 (3 de 8)

Pensado para fotografía de deportes y fauna, la verdad es que no hemos tenido tiempo suficiente de probarlo y llegar a conclusiones de esas contundentes que tanto gustan. Pero sí hemos querido salir de paseo con él para reunir unas cuantas fotografías de muestra y probar el enfoque y el estabilizador.

Sigma_500mm_f5-6 (6 de 8)

Sigma_500mm_f5-6 (8 de 8)

La verdad es que el tamaño es realmente compacto, sobre todo antes de poner el parasol y montado en una Sony A1 tenemos un conjunto muy bien equilibrado para disparar a pulso sin problemas.

Los acabados son acorde a lo visto en los últimos objetivos de Sigma. El uso de plásticos -no en la bayoneta- de alta calidad permite reducir notablemente el peso sin por ello sacrificar la sensación de calidad en las manos ni la estanqueidad.

Calidad de imagen

Volviendo al escaparate, lo más parecido a esta óptica es -o era- el Nikkor 500 mm f5.6 Una óptica tipo Fresnel de tamaño y precio similar a este Sigma, aunque para cámaras réflex. ¿Ha usado Sigma el mismo «truco» óptico para conseguir reducir el tamaño, peso, complejidad y precio?

Eso creíamos, pero en la documentación técnica la compañía remarca que no es así, que se trata de una óptica sin elementos difractivos (tipo Fresnel), sino que usa un esquema óptico convencional. El resultado, explican, es una calidad de imagen excepcional y libre de problemas con reflejos e imágenes fantasma.

DSC03251

DSC03230

DSC03390

DSC03276

Y, por lo que hemos podido ver en esta primera y rápida prueba, toca certificar lo que dice Sigma. A máxima apertura nos ha sorprendido muy positivamente el nivel de detalle que ofrece, tanto en el centro de la imagen como las esquinas. Y en las tomas con luces frontales potentes, efectivamente, no parece que haya problemas de reflejos.

Enfoque y estabilización

El viñeteado parece muy ligero a f5.6, siempre usando los sistemas de corrección en cámara con los que este nuevo 500 milímetros parece entenderse perfectamente. También con los algoritmos de detección y seguimiento de enfoque. Lo poco que hemos podido probar, la óptica responde de forma ágil y dentro de lo esperado.

DSC03367

DSC03311

DSC03431

DSC03458

El estabilizador de imagen es otra pieza clave para una focal tan larga, y más si estamos pensando en disparar a pulso. En las primeras pruebas que hemos podido hacer, vemos que a 1/20 de segundo -o incluso menos- obtenemos fotos libres de trepidación, lo que supone entre 4 y 5 pasos de mejora.

¿Merece la pena?

Otro dato para ayudar a situarse un poco mejor: el ya retirado Sony 500 mm f4 para la montura A (réflex) tenía un precio oficial de unos 15.000 euros y pesaba casi 3,5 kilos. El actual 600 mm f4 para sin espejo tiene tiene un precio de 16.000 euros y pesa más de 3 kilos. Efectivamente, ese paso más de luminosidad de los f4 lo cambia todo y puede ser vital en escenas de deporte interiores donde hay que disparar a velocidades altas y no sobra la luz.

Sigma_500mm_f5-6 (5 de 8)

Pero también es cierto que a día de hoy subir un poco el ISO no suele ser un problema para la mayoría de cámaras. Y que, como se ve en las fotos de muestra, si se trata de borrar el fondo, a f5.6 ya conseguimos ese efecto.

Se trata, por tanto, de una cuestión de equilibrio entre luminosidad, precio, tamaño y calidad También es cierto que un 500 mm es una óptica de esas que no tiene todo el mundo y que se alquilan cuando hace falta. Pero pudiendo tener una por 3.200 euros, es como para planteárselo.

2 COMENTARIOS

  1. El objetivo de Sony al que hacéis referencia es el 600/4, no se trata sólo de un diafragma, que en estas focales es un mundo, pero el objetivo con el que la mayoría lo va a comparar es con el Sony 200-600… este objetivo sólo tiene medio diafragma menos de luminosidad que el sigma pero a cambio es mas flexible, tiene una focal mas larga en su extremo y cuesta prácticamente la mitad, en la mayor parte de los casos sería una mejor compra, en cambio en la montura L hay menos alternativas

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.