Sony A6700, probamos la nueva APS-C más potente de la compañía

Cuatro años después la renovación de la A6600 llega con evidentes mejoras, pero se enfrenta a una competencia más potente.

2

La sensación de que Sony tiene un tanto olvidada su gama APS-C respecto a las cámaras de formato completo no es en absoluto nueva. De hecho, tenemos que remontarnos cuatro años para dar con la última novedad en esta gama, la A6600 a la que esta A6700 da el relevo.

En realidad, si somos justos ha habido otras dos cámaras de Sony con sensor APS-C, pero más centradas en vídeo (la FX30 de la que hablaremos mucho en esta prueba) y la ZV-E10, orientada al vloging y creadores de contenidos.

P1000825

Incluso los eternos rumores sobre aquella A7000 parecían haberse disipado. El caso es que ya tenemos entre manos una nueva APS-C que estrena sensor, procesador, prestaciones de vídeo y llega con interesantes novedades en el diseño. A primera vista se parece a su predecesora, pero en realidad casi todo es nuevo.

DSC00462

DSC00277

DSC00302

Durante unos cuantos días la hemos podido probar y, como siempre, en el vídeo os contamos lo más destacado y la podéis ver en acción, comprobar qué tal enfoca o su calidad en vídeo. Aquí resumimos lo más destacado de esta prueba y algunas de las fotografías de muestra que podéis revisar a máxima resolución pinchando en ellas.

Diseño parecido, detalles mejorados

Como decíamos, a primera vista la A6700 parece una copia de la A6600. Algo que, después de cuatro años, confesamos que no entusiasma demasiado. Pese a que este diseño es ya un icono de la casa, estamos convencidos de que estas mismas prestaciones en aun cuerpo con visor central (esa soñada A7000) conseguiría un impacto mayor y una sensación de que, realmente, ha habido un cambio y estamos ante una cámara más profesional.

P1000846

No decimos que sea así ni que sea justo, pero el mercado tiene estas cosas. El caso es que si nos fijamos un poco más, la lista de novedades en cuanto a diseño y mandos es amplia. Y la buena noticia es que corrige casi todas las pegas que en su momento le pusimos a la A6600.

Empezando por una pantalla articulada, nuevos menús y manejo táctil más allá de elegir el punto de enfoque como ocurría en la A6600. La empuñadura es algo más pronunciada, hay un nuevo dial frontal y la tarjeta de memoria ahora tiene su propio comportamiento lateral, no en el espacio de la batería.

P1000831

También hay un interruptor para pasar de modo foto a vídeo, un botón de grabación de vídeo en condiciones y el visor electrónico, aunque mantiene resolución, si llega con mejoras en refresco y tamaño.

¿Todo bien? No, por supuesto. A día de hoy la A6700 es la APS-C más seria de Sony con lo que pensar en ella como una cámara profesional parece lógico. En ese caso, echamos mucho de menos una segunda ranura para tarjetas y un joystick para controlar el punto de enfoque.

26 megapíxeles

El veterano CMOS de 24 megapíxeles que durante tantas generaciones hemos visto en las APS-C de Sony -y de otras marcas- cede ahora su espacio a un nuevo captor de 26 megapíxeles. Un salto comedido teniendo en cuenta que han pasado cuatro años y que la competencia está ya con 33 y 40 megapíxeles en APS-C en un rango de precios parecido.

DSC00310

DSC00405

DSC00288

DSC00349

Que el rendimiento iba a ser excelente no es noticia a estas alturas. Así que la pregunta que nos hacemos es si hay un salto considerable respecto a la calidad que ya ofrecía la A6600. Como podéis ver en el vídeo, hemos comparado ambos en idénticas condiciones y con el zoom 18-55 mm f2.8 de Sony y la respuesta rápida es que no se aprecia una gran diferencia.

DSC00361

DSC00334

DSC00391

DSC00207

Al menos en condiciones de luz normales, porque si forzamos un poco la escena y toca subir la sensibilidad, aquí sí se nota que la A6700 gestiona mejor el detalle y el ruido trabajando, por ejemplo, a 12.800 ISO

Enfoque de última generación

Ocurre una cosa curiosa con la A6700: la A6600 ha envejecido relativamente bien, con lo que el salto de esta generación en algunos puntos se puede percibir como más pequeño de lo que en realidad es o pretende ser.

No obstante, con el enfoque hay pocas dudas. La A6600 ya enfocaba estupendamente, pero la A6700 llega con toda la potencia vista en modelos como la A7R V así que podemos decir sin miedo a equivocarnos que enfoca igual o mejor que la Sony A1.

DSC00464

DSC00439

DSC00299

Disponemos, claro, de todos los sistemas de detección y, como hemos podido comprobar, el AF de seguimiento funciona muy bien. Así que en este sentido, el paso adelante es evidente y una razón de peso para apostar por este nuevo modelo.

La ráfaga se queda en los 11 fps que ya teníamos en el modelo anterior, pero aumenta el buffer hasta 1000 disparos en JPEG y alrededor de 50 trabajando en RAW o combinado con JPEG.

Las posibilidades de obturación electrónica se limitan a la primera cortinilla o el modo silencioso y están un tanto escondidas, hasta el punto de no ofrecerse -o no lo hemos encontrado- un modo de alta velocidad que aumente esa ráfaga a base de obturador electrónico.

De nuevo, un salto más discreto de lo esperable tras cuatro años aunque es verdad que combinar esas 11 fotos por segundo con un sistema de enfoque prácticamente perfecto dan a esta cámara unas posibilidades muy interesantes en foto de deporte y naturaleza. Donde, además, la multiplicación de 1,5x de la focal será una ventaja.

Casi una FX30 en vídeo

En lo que respecta al vídeo, la A6700 parece compartir el sensor y las opciones de grabación de la Sony FX30, por lo que a la hora de probar la cámara cabía esperar el mismo rendimiento que obtuvimos al probar esta última. Y así ha sido, la calidad de imagen es fantástica, muy nítida y con un estupendo rango dinámico.

La A6700 puede grabar en 4K hasta 60p -sobremuestreado de 6K-, sin recorte, con muestreo 4:2:2, 10 bits y flujos de hasta 600 Mbps. A día de hoy no hay ninguna otra cámara APS-C que ofrezca estas prestaciones por 1700 euros.

P1000857

Además esto representa un salto brutal respecto a las anteriores cámaras APS-C de la firma, la Sony A6600 y la ZV-E10, que no pasaba del 4K a 30p y sus códecs eran siempre en 8 Bits y con compresión 4:2:0.

Además también es posible conseguir espectaculares cámaras lentas gracias a la grabación 4K a 120 fps, aunque eso sí en este caso con un recorte de 1,6x. Ojo porque este recorte hace que la presencia de ruido sea más visible en sensibilidades altas.

Del mismo modo, se agradece enormemente la incorporación del perfil de color S-Cinetone, de los nuevos menús y del dial selector entre el modo de vídeo y de foto, estrenado en la Sony A7 IV y que poco a poco va llegando a todo el catálogo.

El nuevo sensor de la A6700, sin ser el más rápido del mercado, ha dejado atrás también los problemas de rolling shutter de la A6600 o la ZV-E10. Algo que todos estábamos esperando y que contribuye mucho a que la imagen se vea más estable.

P1000835

Aunque eso sí nos hubiera gustado ver también una mejora sustancial en el sistema de estabilización, que en la A6700 sigue siendo bastante modesto.

Y no podemos acabar una prueba de una cámara híbrida sin hablar del calentamiento. Ya hemos comentado que A6700 comparte sensor y modos de grabación con la FX30, pero a diferencia de ésta no cuenta con rejillas de ventilación.

Pués bien, hemos puesto la A6700 a grabar en 4K a 50p y hemos registra un clip durante casi 35 minutos hasta que la cámara se apagara, lo cual teniendo en cuenta que estamos en pleno verano, en un interior a unos 28 grados, no es para nada una mala cifra. Eso sí, la cámara se calienta como mil demonios, hasta el punto de que se hace incómoda de sujetar.

Una gran cámara híbrida

En resumidas cuentas podemos afirmar claramente que estamos ante una de las cámaras híbridas más interesante en su gama de precios, y en el apartado del vídeo supera a competidoras directas como la Canon EOS R7 o las Fujifilm X-T5 y X-S20.

El precio de 1700 euros la verdad es que nos ha sorprendido gratamente. No diremos que es barata, porque cuesta más que la Canon EOS R7, por ejemplo. Pero teniendo en cuenta que la A6600 llegó con un precio de 1600 euros y la subida general de estos últimos años, nos parece una cifra correcta y competitiva.

P1000852

¿Merece la pena? Como hemos visto, la calidad de imagen es casi el salto menos apreciable respecto a la gama anterior. La clave está, de hecho, en todo lo demás. El enfoque pasa de ser muy bueno a superlativo, los detalles mejoras en el diseño y, sobre todo, las prestaciones de vídeo únicas en su gama la convierten en una excelente herramienta para creadores de contenidos.


Compra aquí la Sony A6700 (enlaces afiliados)

📷 Foto K

📷 FotoRuano Pro

2 COMENTARIOS

  1. En mi opinión, viniendo de una A6500 de la que aprecio el tamaño y peso, el visor lateral; para no aplastarme la nariz con la pantalla, la pantalla articulada hacia arriba; para macro y discreción por la calle, el flash integrado, la nitidez en 4K, y de la que rechazo el «rolling-shuter» y la estabilización en vídeo, la autonomía, la posición de la tarjeta SD, el color en ISOs altos, las limitaciones de la pantalla táctil y la configuración del sistema AF (foto/vídeo).
    La A6700 ha mejorado alguno de estos aspectos pero, no me gusta que pierda un 30% de autonomía con la A6600 y la misma batería, que siga sin incluir sensores AF cruzados, que el obturador se quede en 1/4000″, que pierda el switch (zoom/ AF) y, sobretodo, la pantalla articulada lateralmente, que no totalmente articulada como la de la A7RV.
    Han hecho una cámara para vloggers con visor…

    En cuanto al precio, he visto que en USA se va a vender por menos de $1400 el cuerpo!

  2. Por lo que he podido ver y leer y a falta de probarla, creo que estamos ante una gran cámara, sin embargo, me parece inconcebible que no le hayan puesto el doble slot para soportar 2 tarjetas SD y el joystick que tan bien va para ajustar el enfoque.
    Si a esto le sumamos la falta del sistema de protección del sensor cuando se quita el objetivo, hace que esta cámara (magnifica en muchos aspectos) sea difícil de utilizar en proyectos profesionales o como segundo cuerpo.
    Es como si Sony no se tomara en serio a los fotógrafos profesionales que optan por un sensor APSC.
    Supongo que hay razones de marketing y que estas y otras mejoras se guardan para una futura A7000 (espero que no tengamos que esperar otros cuatro años). Aunque todo eso no quita que, a priori, estemos ante un «camarón» a un precio razonable (cosa rara hoy en día)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.