Sony ZV-E10 II: las claves de la renovación de la cámara para vlogging más popular del mercado

0

Han pasado tres largos años desde que Sony revolucionó el mercado con la ZV-E10, su primera cámara para vlogging con sensor APS-C. Una modelo que puede presumir de haberse convertido en uno de los más populares de la firma, y que ha marcado toda una tendencia en el mercado que muchas otras marcas han intentado imitar con mayor o menor éxito.

La ZV-E10 original se sigue vendiendo muy bien, pero tres años son muchos y la cámara ya pedía a gritos una renovación. Y por fin la tenemos aquí, la ZV-E10 II viene dispuesta a repetir el éxito de su predecesora con una fórmula muy prometedora: corregir buena parte de las limitaciones del la ZV-E10 manteniendo un precio ajustado, al menos en el contexto inflacionista del mercado actual.

Sony ZV-E10 II-1

La ZV-E10 II se explica muy fácilmente, es una Sony A6700 sin visor, sin estabilizador y sin obturado mecánico a la que se han añadido algunas de las habituales prestaciones específicas para vlogging de otras cámaras de Sony. Y todo ello por un precio que parte de los 1100 euros.

Estas son las claves de la nueva cámara.

Diseño

Pocas sorpresas en cuento al diseño. La ZV-E10 II sigue la estela de todas las cámaras de la gama APS-C de Sony, aunque en este caso presenta una empuñadura bastante más pronunciada, muy en la línea de la A6700. Esta empuñadura permite albergar una batería del tipo Z, la misma que usan las cámaras más potentes como la Somy A1, y que promete una autonomia de hasta 130 minutos de grabación.

Al margen de la citada empuñadura, la nueva cámara es tan solo unos milímetros más grande que su predecesora y pesa más o menos lo mismo, unos 300 gramos. La verdad es que en la mano sorprende lo ligera que es, y da un poco la sensación de cámara “de juguete”.

Sony ZV-E10 II-4

Al igual que el modelo anterior, la ZV-E10 II no cuenta con visor, algo que se le ha criticado mucho a la reciente Panasonic Lumix S9, pero que empieza a ser lo habitual en este tipo de cámaras para creadores de contenido.

Nos ha gustado por cierto que ahora la ranura para tarjetas está en el lateral de la cámara y no en el la base junto a la batería. Así mismo todas las conexiones están muy bien colocadas en el mismo lateral, y cuenta con entrada para micrófonos y auriculares.

Sony ZV-E10 II-3

La pantalla, por cierto, nos ha parecido en general poco brillante. Nos sabríamos decir si más o menos que en el modelo anterior, pero la hemos tenido que llevar casi todo el rato en el modo llamado “tipo soleado” para tener un brillo adecuado.

Nuevo menú y pantalla táctil

Que la ZV-E10 necesitaba ya una renovación es algo que se notaba mucho en detalles como los menús y la ausencia de pantalla táctil, o al menos de una pantalla táctil en la que poder hacer algo más que escoger el punto de enfoque.

Sony ZV-E10 II-22

La ZV-E10 II llega por fin con el sistema de menús más moderno de la marca, mucho más claro y ordenado, y cuenta con una pantalla táctil en la que podemos manejar todos los ajustes de la cámara.

Sony ZV-E10 II-13

De hecho hereda el sistema de control táctil de la ZV-E1, que cuenta con un montón de accesos directos en pantalla que facilitan mucho el manejo cuando nos estamos grabando a nosotros mismos. Unos accesos directos que, por cierto, se recolocan estrategicamente al usar la cámara en vertical.

El sensor de la A6700

Pero lo más importante de esta renovación lo encontramos en el interior de la cámara. La ZV-E10 II viene armada con el mismo sensor APS-C de 26 MP que tan buenos resultados ha dado en la A6700 y en la FX30. Así que la calidad de imagen que vamos a obtener con esta cámara va a ser muy pareja a la de estos dos modelos.

Pero el salto desde la primera ZV-E10 es realmente importante. Se trata de un sensor moderno y mucho más rápido, capaz de mantener muy bien controlado el efecto rolling shutter, uno de los aspectos más criticados del modelo original.

Sony ZV-E10 II-6

El nuevo sensor también trae consigo la grabación en 4K a 50 y 60p con un ligerísimo recorte de 1,1x, así como la posibilidad de usar códecs ALL-I con compresión 4:2:2, 10 bits de color y flujos de hasta 600 Mbps. Recordad que la ZV-E10 original no pasaba del 4K a 30p con 8 bits y 100 Mbps, unas cifras que la hacían poco apta para trabjar cómodomente en postproducción.

Eso sí, a pesar de contar con el mismo sensor que la A6700 y la FX30, está cámara no permite grabar en 4K a 120 fps.

Sony ZV-E10 II-7

Tampoco tenemos en este caso el doble ISO nativo de estos dos modelos, aun así la ZV-E10 II ofrece buenos resultados hasta los 6400 ISO, e incluso imágenes perfectamente aprovechables a 12800 ISO.

Por cierto, otra de las incorporaciones que llega a esta ZV-E10 II y que ya tenemos en casi todas las cámaras de la firma, es el perfil S-Cinetone.

Sin obturador mecánico

Al igual que la ciatada FX30, la ZV-E1 con sensor full frame o la reciente Panasonic S9, la ZV-E10 II prescinde del obturador mecánico, demostrando que esta decisión ya es tendencia en este tipo de cámaras más orientadas al vídeo.

Sony ZV-E10 II-10

Hay que tener esto en cuenta si queremos usar la cámara para hacer fotos, ya que puede tener problemas de banding en algunas situaciones de luz concretas.

Calentamiento controlado

La combinación de cámara pequeña, sensor más o menos grande y opciones de grabación potentes suele traer consigo el temido problema del calentamiento. Pero lo cierto es que la ZV-E10 II nos ha sorprendido mucho en este sentido.

En una habitación con una temperatura que rondaba los 27 grados, hemos podido grabar en 4K a 25p durante 55 minutos hasta agotar la tarjeta sin ningún tipo de problema. Y en 4K a 60p la grabación se ha prolongado durante 38 minutos hasta que ha saltado el aviso de calentamiento.

Sony ZV-E10 II-9

Sorprenden estas cifras porque la A6700 había tenido bastantes críticas en este sentido. La única explicaciones que tenemos es que posiblemente la ZV-E10 II carece de sellado, por lo que el calor se disipa más fácilmente. De hecho es cierto que la cámara se nota muy caliente en la mano.

Sin estabilizador

Sin duda uno de los principales peros de esta cámara es la ausencia de un esabilizador mecánico en el cuerpo, como sí tienen la A6700 o la Panasonic S9. Así que la ZV-E10 II lo fía todo al estabilizador del objetivo (si lo tiene) y a la estabilización electrónica.

Sony ZV-E10 II-19

Y lo cierto es que los resultados no están nada mal, lejos de lo que ofrecen Olympus o Panasonic, pero bastante solventes. El problema es que el estabilizador electrónico implica un recorte de 1,4x grabado en 4K a 25p y de 1,5x en 4K a 50p. Es decir, que por ejemplo el 16 mm del kit se convierte por arte de magia en un 36 mm equivalente, ojo con eso.

Enfoque

Ninguna queja, una vez más, del sistema de enfoque, que vuelve a ser muy fiable y muy preciso. Cuenta con 759 puntos que cubren el 94 por ciento del sensor, por comparar la ZV-E10 original tenía 425 puntos y solo cubrían el 84 por ciento.

Sony ZV-E10 II-11

También vuelve en esta cámara el clásico modo de presentación de producto. Nos sigue maravillando por su capacidad para enfocar cuando colocas cualquier cosa delante del objetivo, por pequeña que sea.

Micrófono direccional

Como en toda cámara de vlogging que se precie, la ZV-E10 II viene con un micrófono integrado direccional de triple cápsula que, salvando las distancia, nos permite en un momento dado prescindir de un micrófono externo.

Además es posible configurarlo para que registre el sonido en 360 grados, o que se centre en el sonido que viene de la parte frontal o trasera de la cámara.

Precio

Quizás una de las claves más importantes de la ZV-E10 II, su precio, 1100 euros solo el cuerpo o 1200 con el objetivo kit 16-50 mm f3.5-5.6. Y es una de las claves porque a día de hoy no se nos ocurre ninguna cámara por ese precio con el enfoque y las prestaciones de vídeo de esta cámara.

Sony ZV-E10 II-2

La Fujifilm X-S20 es posiblemente la que más se aproximaría, aunque se trata de una alternativa mucho más equilibrada entre fotografía y vídeo, con su obturador mecánico, su visor y su estabilizador en el cuerpo. Pero es algo más cara y sobre todo bastante más grande, es otro tipo de filosofía.

Una vez más la competencia podemos buscarla en el propio catálogo de Sony. La A6700 por ejemplo sería una opción más híbrida, y hay que recordar que la ZV-E10 original se puede conseguir ahora mismo por poco más de 600 euros, y que para muchos usuarios que no se van a complicar a grabar en log y tocar el color puede ser más que suficiente.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.