Yashica sigue empeñada en que la nostalgia y lo retro vende. ¿Si coló con la Y35 en versión digital, por qué no intentarlo también con película? Por ahí parece que van los planes de los actuales dueños de esta marca que tras anunciar el lanzamiento de nuevos carretes ahora quiere probar suerte con nada menos que tres cámaras de 35 milímetros.

La primera de ellas es la MF-1, una cámara de carrete muy básica con una obturador fijo de 1/130, objetivo 31 mm f11 y foco libre.

Como ya es habitual en la compañía, el proyecto está recaudando fondos -ya lleva más de 14.000 dólares- y los más rápidos pueden hacerse con una de estas cámaras por menos de 25 dólares.

Con aspecto de ser una cámara de plástico digna de Lomo en sus mejores momentos, Yashica también ha prometido relanzar este próximo verano la MF-2, otra compacta automática de 1980.

Un modelo que, por supuesto, también figura entre las cámaras preferidas por los lomógrafos y que puede encontrarse de segunda mano sin muchos problemas por menos de 20 euros. Posiblemente la nueva versión será notablemente más cara.

Pero, sin duda, la estrella de este renacer analógico de la compañía será la Yashica-44, su modelo de formato medio de finales de los años 50 que, en teoría, volverá a las tiendas a finales de este 2019 pero convertida en una cámara para película de 35 milímetros.

Compartir

3 Comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.